Saltar al contenido

Colorimetría: cómo saber si un color me favorece

¿Conoces la colorimetría? ¿Te has preguntado alguna vez por qué al vestir un color en concreto te ves más favorecido? ¿Por qué con tal color te notas más apagada? Si tienes dudas sobre qué colores hacen que te veas mejor y causar una mejor impresión, te invitamos a que leas este artículo.

¿Qué es la colorimetría en la ropa?

La colorimetría es considerada una ciencia que estudia el efecto que causa los colores. Se puede aplicar en muchos aspectos, desde los más artísticos, científicos, tecnológicos o cómo en este caso, en la moda y la imagen.

El efecto del color en la ropa que vestimos a diario hace que podamos dar una mejor o peor impresión según el color de las prendas próximas a nuestra cara, que hará que la realcen, la palidezcan o la oscurezcan demasiado. Por lo que para una entrevista de trabajo, una cita con un posible interés amoroso o alguna reunión dónde pretendas dar una primera imagen positiva, elegir el color de la prenda correcta puede ayudarte en esta tarea.

El estudio de la colorimetría en la ropa te ayudará a saber si un color te favorece. Para ello, debes tener en cuenta tres rasgos muy fáciles de identificar: el color de tu cabello, el color de tus ojos y el tono de tu piel. Los dos primeros son evidentes, pero puede que el tercero sea algo más complicado.

El resultado de valorar estos parámetros te identificaran en uno de los 4 resultados, que toman el nombre de las estaciones: Primavera, Verano, Otoño e Invierno. Aunque dentro de cada uno de estos cuatro grupos hay distintos subtipos que permiten distinguir distintos matices, descubrir al menos tu estación cromática y los colores que te favorecen y los que debes evitar, se hace imprescindible.

Técnica usada a menudo en el mundo de la moda, el cine y la televisión, la colorimetría en la ropa te ayudará a dar la imagen más óptica de ti mismo. Tanto para hombres cómo para mujeres, cada vez son más las personas que deciden usar el color cómo un arma estética infalible.

⭐ Quizás también te interese: ⭐

💎 Alternativas a la PASTA DE DIENTES

💙 Alternativas a EPUBLIBRE

💎 LECTOR EPUB

La gran duda: el tono de tu piel

El color de los ojos y el tono de tu cabello suele ser bastante fácil de diagnosticar, pero ¿cómo saber el tono de tu piel? ¿Cómo saber si tu piel es fría o cálida?

Normalmente, se relaciona la piel fría con pieles más pálidas y blancas, mientras que se considera piel cálida la más bronceada u oscura. Aunque en muchos casos estos requisitos suelen ser bastante efectivos, coincidiendo en numerosas ocasiones, hay tres formas más fiables de determinar si el tono de tu piel es frío o cálido, independientemente de su aspecto.

Si has ido a la playa y has estado expuesto al sol durante un largo rato, habrás notado lo siguiente: si tu piel es más propensa a broncearse que a quemarse, tu piel es cálida independientemente de tu tono de piel. En cambio, si tras tomar el sol (o incluso sólo por el viento cálido veraniego a la sombra, sin exposición directa) terminas con la piel enrojecida y sin broncearte demasiado, probablemente tu piel es fría.

El segundo factor de la colorimetría que debes tener en cuenta para saber si tu piel es fría o cálida, es el color de las venas de tus muñecas. Si tus venas se ven de un color más semejante al verde, probablemente tu piel sea cálida. Si tus venas se ven más azules o violáceas, entonces tu piel es cálida.

Finalmente, el tercer factor es si sientes que te sienta mejor el dorado o el plateado. Si notas que el dorado ilumina tu rostro, tu piel es cálida. Mientras tanto, si es la plata lo que hace resaltar mejor tus facciones, sin duda, tu piel es fría. También funciona utilizando prendas de color azul o amarillo cerca del rostro: si te favorece mucho el amarillo, tu piel será cálida y si lo hace el azul, tu piel será fría.

En caso de que las dudas persistan, puedes consultar con cualquier experto en imagen, que te ayudará a identificarte más fácilmente.

La temperatura de tu rostro

Uno de los factores clave para identificar tu estación cromática es la temperatura de tu rostro. Para ello, debes tener en cuenta si los rasgos de tu cara son fríos o cálidos.

  • Ojos: si tus ojos son verdes, color miel, ligeramente dorados, ojos marrones claros o tiene diferentes pigmentos entre azul, verde y tonalidades amarillentas, tus ojos son cálidos. En cambio, si tus ojos son negros, marrones oscuros, grises o completamente azules, tus ojos son fríos.
  • Cabello: si tu cabello es mayormente color rubio, rojizo, caoba o castaño claro, tu cabello tiene característica de cálido. En cambio, si tu pelo es castaño oscuro, negro, rubio ceniza, caoba apagado o completamente blanco, sin duda, es de una tonalidad fría.
  • Piel: Si en base a los criterios del apartado anterior, has calificado tu cara cómo cálida o fría, ese es el resultado que debes tener en cuenta aquí.

Si dos de los resultados anteriores es cálido, entonces tienes temperatura cálida. Si en cambio, predomina los resultados fríos, entonces tienes temperatura fría.

La apariencia o valor de tu rostro

La segunda característica que debes tener en cuenta para determinar tu estación cromática, es la apariencia o valor de tu rostro, es decir, cómo puede verse tu cara. Aquí tendremos que ver si tus facciones tienen una armonía clara o oscura.

  • Ojos: si tus ojos predominan el azul, verde, grises o colores dorados, se entienden cómo claros; en cambio, si tus ojos son marrones o negros, se entienden cómo oscuros.
  • Cabellos: si tu pelo es moreno o castaño, se considera que su tonalidad es oscura. Si tu pelo es rubio o pelirrojo, se entiende que es clara.
  • Piel: Para determinar el valor de tu piel, debemos de comprobar cómo se ve ésta a la simple vista del ojo humano, independientemente de que hayamos descubierto si tu piel es cálida o fría. Debemos observar nuestra piel y comprobar si es muy pálida a sonrojada, por lo cual será una piel clara; o si en cambio, es bronceada u oscura, por lo cual será una piel oscura.

Si predominan el factor claro, la apariencia de tu rostro será clara. Si en lugar de eso, predomina la característica oscura, pues el resultado será oscuro.

¿Cuál es mi estación cromática?

A estas alturas, deberás conocer las tres características de tu rostro: si es cálido o frío; si es claro o oscuro; y si es suave o brillante. Es momento de que finalmente conozcas cual es tu estación cromática y pasar a conocer cuales son los colores que te sientan bien y cuales debes de evitar.

Primavera: Tu rostro es cálido y claro.

Verano: Tu rostro es frío y claro.

Otoño: Tu rostro es cálido y oscuro.

Invierno: Tu rostro es frío y oscuro.

Primavera

Las personas que tienen cómo colorimetría la estación cromática de primavera tienen el rostro cálido y claro: suelen ser personas de pelo rubio o pelirrojo, de ojos claros. Su piel oscilará entre pieles claras doradas. Pueden tener pecas y mejillas sonrojadas. La paleta de colores que favorece a las personas de esta colorimetría es la siguiente:

estación cromática primavera

Verano

Las personas de la estación cromática de verano tienen el rostro frío y claro: suelen tener la piel muy clara o clara, normalmente uniforme en toda la cara. Su cabello vacilan en todas las tonalidades de rubio, salvo el rubio ceniza y el castaño claro. Sus ojos son normalmente claros, oscilando desde el azul hasta el color pardo. La paleta de colores que favorece a las personas de esta colorimetría es la siguiente:

estación cromática verano

Otoño

Las personas que pertenecen a la estación cromática de otoño tienen el rostro cálido y oscuro. Destacan por unos ojos verdes o castaños, de cabellos rojizos y castaños de distintas tonalidades. Su piel suele tener rasgos dorados, dando aspecto de calidez y pueden tener algunas pecas. La paleta de colores que favorece a las personas de esta colorimetría es la siguiente:

estación cromática otoño

Invierno

Las personas que pertenecen a la estación cromática de invierno tienen el rostro frío y oscuro. Los ojos de estas personas pueden ser marrones oscuros, negros y ojos totalmente azules, sin rastro de otros colores en ellos. El cabello puede variar entre el castaño oscuro, el negro, el canoso o el grisáceo. Su piel puede variar mucho: desde las personas de origen africano o personas de raza blanca que sean muy pálidas. Su tonalidad es bastante uniforme en todo el rostro. La paleta de colores que favorece a las personas de esta colorimetría es la siguiente:

estación cromática invierno

Esperamos que hayas descubierto tu estación cromática y sepas qué colores te favorecen. En caso de que tus dudas persistan, te recomendamos que consultes con un asesor de imagen profesional, ya que sabrá distinguir algunos casos problemáticos en los que es realmente difícil descubrir la colorimetría adecuada para una persona en concreto. Además, por cada estación cromática existen varios subtipos, que te ayudará a concretar que tonalidad de cierto color te favorece aún más.

Muchas gracias y hasta pronto.